Psico-Guia

Para orientar y abordar de manera practica la psicología.

Artículos

La ansiedad en nuestro cuerpo y mente

La palabra ¬ęansiedad¬Ľ se usa para describir la respuesta mental y f√≠sica que se produce en situaciones de peligro. Esto es algo normal que todos experimentamos en ciertas ocasiones, como antes de un examen m√©dico, al hablar en p√ļblico, o antes de eventos importantes.

En realidad, puede ser √ļtil ya que nos proporciona energ√≠a extra para enfrentar desaf√≠os o escapar de situaciones peligrosas. Cuando se entiende de esta manera, la ansiedad se considera un mecanismo de defensa natural del cuerpo y no necesariamente algo negativo. Por lo tanto, el objetivo no es eliminarla por completo, sino aprender a manejarla. La idea es vivir con niveles de ansiedad m√°s bajos en lugar de tratar de eliminarla por completo.

La ansiedad se convierte en un problema cuando los síntomas son intensos y desagradables, persisten durante un largo período de tiempo, ocurren con demasiada frecuencia, se presentan en situaciones que normalmente no deberían ser estresantes y nos impiden realizar lo que deseamos hacer.

La ansiedad se convierte en un problema cuando los síntomas son intensos y desagradables, persisten durante un largo período de tiempo, ocurren con demasiada frecuencia, se presentan en situaciones que normalmente no deberían ser estresantes y nos impiden realizar lo que deseamos hacer.
La ansiedad se convierte en un problema cuando los síntomas son intensos y desagradables, persisten durante un largo período de tiempo, ocurren con demasiada frecuencia, se presentan en situaciones que normalmente no deberían ser estresantes y nos impiden realizar lo que deseamos hacer.

El mecanismo de la ansiedad

El primer paso para abordar y reducir la ansiedad perjudicial es, en esencia, identificar cuáles son los elementos que contribuyen a que una persona pueda sentir ansiedad en situaciones en las que la mayoría de las personas no suelen experimentarla. Los psicólogos han identificado cuatro factores fundamentales para comprender cómo funciona la ansiedad:

  1. Las circunstancias que provocan las reacciones de ansiedad.
  2. El individuo que experimenta la ansiedad en una situación específica.
  3. La propia respuesta de ansiedad.
  4. Las consecuencias resultantes de esa respuesta de ansiedad

Casi siempre hay alguna situación concreta en la que típicamente se experimenta ansiedad, como si fuera el gatillo de una arma que genera el dispara de la ansiedad. Estas situaciones suelen variar de unas personas a otras y de unos trastornos de ansiedad a otros. A esto se les puede llamar disparadores.

Esto implica que tener miedo en una situaci√≥n particular no necesariamente implica que se tenga miedo en otras situaciones relacionadas (ya que no son disparadores). Por ejemplo, alguien podr√≠a sentir temor al hablar en p√ļblico pero no experimentar miedo al acercarse a alguien que le atrae. Tambi√©n es posible que alguien tenga temor en ambas situaciones. Lo que realmente determina la gravedad de un problema de ansiedad no es la cantidad de situaciones espec√≠ficas que generan miedo individualmente, sino m√°s bien c√≥mo esa ansiedad afecta la vida de la persona en general (es decir, la intensidad luego del disparo). Se eval√ļa en qu√© medida la ansiedad altera la vida cotidiana, laboral, personal o acad√©mica de la persona y cu√°nto sufre como resultado de esa ansiedad.

Casi siempre hay alguna situación concreta en la que típicamente se experimenta ansiedad, como si fuera el gatillo de una arma que genera el dispara de la ansiedad. Estas situaciones suelen variar de unas personas a otras y de unos trastornos de ansiedad a otros. A esto se les puede llamar disparadores.

¬ŅPero, cuando no hay disparadores?

Por supuesto hay ocasiones en las que decimos ¬ęde la nada me comenz√≥¬Ľ, no hay ¬ędisparadores¬Ľ, ni gatilladores espec√≠ficos, pero en estas ocasiones hay mas bien hay est√≠mulos.

Ciertamente, algunas personas no experimentan ansiedad en ciertas situaciones, lo que cuestiona la validez al ¬ędisparador¬Ľ. Por lo tanto, utilizaremos el t√©rmino ¬ęest√≠mulo¬Ľ en lugar de ¬ęsituaci√≥n¬Ľ o ¬ędisparador¬Ľ; esto permite abarcar una gama m√°s amplia de desencadenantes de la ansiedad, como situaciones espec√≠ficas, recuerdos o incluso sensaciones corporales inofensivas; algo mas bien inocuo. En este contexto, consideramos que las ¬ęsituaciones¬Ľ pueden incluir actividades cotidianas como ir al supermercado, interactuar con personas desconocidas o enfrentar una cita, una inyecci√≥n, ver una publicaci√≥n en Facebook, el despertarse en la ma√Īana, o√≠r pasar lista, llegar o irse de alg√ļn ligar etc. Adem√°s, tambi√©n consideramos ¬ęsituaciones¬Ľ aquellas respuestas similares a la ansiedad que pueden surgir como resultado de otros procesos inofensivos. A veces, el temor radica en que los dem√°s noten nuestro nerviosismo, lo que, a su vez, puede actuar como un desencadenante adicional de m√°s ansiedad.

Esta sobre activaci√≥n a est√≠mulos inofensivos se puede deber a el ¬ęmiedo¬Ľ a que suceda esa situaci√≥n tan incomoda. Tambi√©n es posible que exista cierta predisposici√≥n gen√©tica; esto ultimo es muy parecido a lo que ocurre con la presi√≥n sangu√≠nea. Los genes que heredamos de nuestros padres influyen en el valor de presi√≥n sangu√≠nea, pero tambi√©n es fundamental el componente ambiental, como la dieta, la adicci√≥n al tabaco o el estr√©s.

As√≠, situaciones inofensivas generan reacciones ansiosas desproporcionadas, en donde se incluyen todos los s√≠ntomas molestos de esta, y abonando a ello, se llega a la asociaci√≥n de que si vuelve a ocurrir producir√° los mismos eventos catastr√≥ficos y tan detestables vividos en ese episodio. De este modo podemos decir que si de por si, ya hay una predisposici√≥n a la sobre activaci√≥n de una respuesta ansiosa, est√≠mulos ¬ęligeros¬Ľ pueden desencadenar reacciones desadaptativas de la misma.

En resumidas cuentes es ¬ęsituaciones inofensivas pueden provocar respuestas de ansiedad exageradas, incluyendo todos los s√≠ntomas inc√≥modos asociados. Esta experiencia puede llevar a la creencia de que si la situaci√≥n se repite, resultar√° en los mismos eventos negativos vividos anteriormente. As√≠, cuando ya existe una predisposici√≥n a una respuesta ansiosa exagerada, incluso est√≠mulos aparentemente ‘leves’ pueden desencadenar reacciones de ansiedad inadaptadas.¬Ľ

Por supuesto hay ocasiones en las que decimos ¬ęde la nada me comenz√≥¬Ľ, no hay ¬ędisparadores¬Ľ, ni gatilladores espec√≠ficos, pero en estas ocasiones hay mas bien hay est√≠mulos.

Las sensaciones en nuestro cuerpo y mente

Existen numerosos signos f√≠sicos de ansiedad. Estos s√≠ntomas emergen como una forma de preparar al cuerpo para hacer frente a una amenaza percibida. Los s√≠ntomas pueden resultar muy inc√≥modos y, a veces, se presentan sin una causa evidente (estimulo), lo que lleva a las personas a preocuparse de que puedan estar experimentando un problema de salud grave o anticipar un evento negativo. Es fundamental comprender que estos s√≠ntomas no representan ning√ļn riesgo para la salud y, aunque puedan ser intensos, no causar√°n da√Īo alguno. Para abordar su repercusi√≥n en ambas dimensiones, se debe de aclarar que esto es desde la propuesta de una ansiedad patol√≥gica.

La ansiedad a nivel físico se siente generalmente así:

  1. Dolor de cabeza: Sensaci√≥n de dolor o presi√≥n en la cabeza, a veces en forma de migra√Īas.
  2. Taquicardia: Aumento de la frecuencia card√≠aca, a menudo acompa√Īado de palpitaciones.
  3. Tensi√≥n muscular: Rigidez o dolor en los m√ļsculos, especialmente en el cuello, hombros o mand√≠bula.
  4. Sudoración excesiva: Transpiración profusa, incluso cuando no hace calor ni se está realizando actividad física.
  5. Temblores o temblores en las manos: Movimientos involuntarios o sensación de manos temblorosas.
  6. Mareos o vértigo: Sensación de inestabilidad o desequilibrio.
  7. Dolor en el pecho: Malestar o presión en el pecho, que puede llevar a preocupaciones de un problema cardíaco.
  8. Problemas gastrointestinales: Dolor abdominal, náuseas, diarrea o malestar estomacal sin causa física evidente.
  9. Sensaciones en la piel: Hormigueo, entumecimiento o sensaciones extra√Īas en la piel, a menudo en las extremidades.
  10. Falta de aliento: Dificultad para respirar o respiración superficial.
Síntomas físicos causadas por la ansiedad.
Síntomas físicos causadas por la ansiedad.

A nivel cognitivo:

  1. Preocupación constante: Pensamientos recurrentes y persistentes sobre situaciones futuras o problemas, a menudo relacionados con temores o preocupaciones.
  2. Dificultad para concentrarse: Dificultad para mantener la atención en tareas o pensamientos debido a la ansiedad.
  3. Anticipación negativa: Creencia de que algo malo o negativo va a ocurrir, incluso en ausencia de evidencia sólida.
  4. Pensamientos catastróficos: Imaginación exagerada de consecuencias terribles o desastrosas relacionadas con eventos futuros.
  5. Autocrítica: Tendencia a juzgarse a sí mismo de manera negativa o a sentirse insuficiente.
  6. Miedo a perder el control: Sensación de que se perderá el control sobre la situación o los propios pensamientos.
  7. Rumia: Repetición constante de pensamientos o preocupaciones, incapacidad para dejar de dar vueltas a un tema en la mente.
  8. Pensamientos intrusivos: Pensamientos no deseados que surgen de manera incontrolable y a menudo son inquietantes.
  9. Despersonalización: Sensación de estar desconectado o separado de uno mismo, como si se estuviera viendo desde fuera.
  10. Desrealizaci√≥n: Sensaci√≥n de que el entorno o la realidad circundante no son reales o se perciben de manera extra√Īa.
  11. Perfeccionismo excesivo: Necesidad de hacer todo de manera perfecta, lo que puede generar ansiedad ante el temor al error.
Síntomas cognitivos causadas por la ansiedad.
Síntomas cognitivos causadas por la ansiedad.

Conductas y aspectos motores

En cuanto a los aspectos conductuales o motores tenemos:

  1. Temblor de manos (motor).
  2. Dificultades para hablar (motor).
  3. Debilidad en las piernas (motor).
  4. Evitación: Evitar situaciones, lugares o actividades que generan ansiedad.
  5. Inquietud: Movimientos constantes, como tamborilear con los dedos, mover las piernas o cambiar de posición con frecuencia.
  6. Comportamiento compulsivo: Realizar acciones repetitivas y rituales para aliviar la ansiedad, como lavarse las manos excesivamente o revisar cosas de manera obsesiva.
  7. Hipersensibilidad al entorno: Reacciones exageradas a estímulos sensoriales, como ruidos fuertes o luces brillantes.
  8. H√°bitos nerviosos: Desarrollo de h√°bitos nerviosos, como morderse las u√Īas o jugar con el cabello.
  9. Comportamiento de evitaci√≥n social: Evitar interacciones sociales o situaciones sociales que generen ansiedad, como hablar en p√ļblico o asistir a eventos sociales.
  10. Dificultades en el sue√Īo: Problemas para conciliar el sue√Īo o mantenerlo debido a la ansiedad, o experimentar pesadillas relacionadas con la ansiedad.
  11. Irritabilidad: Respuestas emocionales exageradas, como irritabilidad o cambios de humor frecuentes.
  12. Síntomas somáticos: Manifestaciones físicas como temblores, tics nerviosos o movimientos involuntarios.
  13. Aislamiento: Retraerse de actividades sociales y limitar la interacción con otras personas debido a la ansiedad.
  14. Hiperactividad: Comportamiento excesivamente activo o impulsivo en respuesta a la ansiedad.
  15. Compulsiones de seguridad: Realizar acciones espec√≠ficas para sentirse m√°s seguros o aliviar la ansiedad, como llevar objetos de ¬ęprotecci√≥n¬Ľ o buscar constantemente reassurance (termino ingles que hace referencia a la tendencia de algunas personas con ansiedad a buscar constantemente la aprobaci√≥n o el apoyo de los dem√°s para sentirse seguras o tranquila).

El experimentar todos estas sensaciones (físicas y cognitivas) desagradables y molestas, lleva a que las persona que las vive adopte conductas o reacciones con el fin de evitar o eliminar futuros episodios (como los mostrados en la lista anterior); cuando esas conductas se se practican surge el fenómeno de reforzamiento, es decir, el realizar cierto actuar de evitación da sentido de seguridad pero refuerza la idea o sensación de que si no se lleva a cabo, es mucho mas probable que el incidente vuelva a parecer, lo que limita, coarta, reprime y secuestra nuestro funcionamiento saludable.

Conductas y aspectos motores de la ansiedad.
Conductas y aspectos motores de la ansiedad.

Como desarrollar un chaleco protector

La ansiedad no es una enfermedad y, por lo tanto, no hay porque curarla. Es una respuesta normal del organismo, que se vuelve un problema cuando los síntomas característicos se vuelven recurrentes, intensos y afectan el funcionamiento genera.

Se puede decir que la ansiedad es incluso beneficiosa, por tanto nuestro objetivo ser√° aprender a regularla. Podemos trabajar en al menos cuatro √°reas diferentes:

  1. Entender mejor la ansiedad y empezar a abordar algunas de sus causas.
  2. Reducir los síntomas físicos.
  3. Modificar los pensamientos relacionados con la ansiedad.
  4. Cambiar los comportamientos relacionados con la ansiedad.

Podemos aplicar las siguientes técnicas:

  • T√©cnicas conductuales o de exposici√≥n: desensibilizaci√≥n sistem√°tica,
    exposición, en sus variantes y modelado.
  • T√©cnicas dirigidas a la reducci√≥n del nivel de activaci√≥n: relajaci√≥n, respiraci√≥n y biofeedback.
  • T√©cnicas cognitivas: terapia cognitiva de Beck e inoculaci√≥n de estr√©s.

En casos mas complejos se puede aplicar:

  • Farmacoterapia: Cuando se trata de ansiedad, la medicaci√≥n juega un papel importante. No es lo mismo si alguien ha estado lidiando con ansiedad generalizada durante un tiempo, en comparaci√≥n con alguien que experimenta un ataque de ansiedad o p√°nico, que son episodios cortos pero muy intensos en sus s√≠ntomas. Estos episodios pueden hacer que la persona viva el presente preocupada por un futuro incierto y temeroso, lo que a veces llamamos ‘miedo anticipatorio. Se llama ansiol√≠ticos a aquellos f√°rmacos que disuelven la ansiedad. La suprimen. Act√ļan de tal manera que disminuyen y curan su sintomatolog√≠a.

Conclusión

La ansiedad es una experiencia ampliamente diversa que puede manifestarse a trav√©s de una variedad de s√≠ntomas f√≠sicos, cognitivos y conductuales. Desde taquicardia y preocupaciones constantes hasta evitaci√≥n de situaciones y b√ļsqueda incesante de seguridad, la ansiedad puede ser desafiante y limitante para quienes la experimentan. Es esencial comprender que, aunque los s√≠ntomas pueden parecer inexplicables en ocasiones, la ansiedad es tratable y existen enfoques terap√©uticos eficaces disponibles. Identificar c√≥mo los s√≠ntomas interact√ļan entre s√≠, como la relaci√≥n entre la b√ļsqueda de seguridad y las conductas de evitaci√≥n, es fundamental para abordar eficazmente este trastorno.

Buscar apoyo profesional, ya sea a trav√©s de terapia o medicaci√≥n, puede ser un paso crucial hacia la recuperaci√≥n y la mejora de la calidad de vida. En √ļltima instancia, la ansiedad es una experiencia humana com√ļn, y con el apoyo adecuado, las personas pueden aprender a gestionarla y vivir de manera m√°s saludable y feliz.

Referencias:

  • Moreno, P. (2011). Superar la ansiedad y el miedo (9¬™ edici√≥n). Editorial Descl√©e De Brouwer, S.A.
  • Rodr√≠guez Correa, P. (2008). Ansiedad y Sobre-activaci√≥n: Gu√≠a pr√°ctica de entrenamiento en control respiratorio. Editorial Descl√©e De Brouwer, S.A.
  • Rojas, E. (2014). C√≥mo Superar la Ansiedad. Editorial Planeta, S.A.
  • Servicio Andaluz de Salud. (2013). Gu√≠a de Autoayuda para la Depresi√≥n y los Trastornos de Ansiedad. Junta de Andaluc√≠a. Edita: Servicio Andaluz de Salud. Recuperado de http://www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud
  • Torrades Oliva, S. (2004). Ansiedad y depresi√≥n. Evidencias gen√©ticas. Vol. 23(3), 126-129.