Psico-Guia

Para orientar y abordar de manera practica la psicología.

√Ānimo

Los cuatro temperamentos

El concepto de los cuatro temperamentos b√°sicos ha sido uno de los m√°s populares para darle una explicaci√≥n a la naturaleza de la conducta humana; Hip√≥crates fue uno de los primeros en proponer esta idea, en su b√ļsqueda de dar una raz√≥n fisiol√≥gica al temperamento, intuyo que uno de las materias dominantes en esto ser√≠a el humor, la afinidad y motivaci√≥n de las conductas, as√≠ relaciono con la presencia dominantes de fluidos corporales: la sangre, la bilis amarilla, la bilis negra y la flema.    

Ahora esta teoría se utiliza como base para clasificar a los 4 tipos de temperamentos primarios y sus 12 combinaciones, en este tipo la teoría pareciera un tanto mágica, pero es de mucha utilidad, ya que muy explicativa y predictiva del comportamiento humano.

El Dr. Jorge Hagemann escribe en su Psicología que esto (temperamento) es más relacionado al sentimiento que al conocimiento, así la forma en que se presenta la excitabilidad a determinados estímulos agrupa a las personas en cada una de las categorías que ya había propuesto Hipócrates en su momento, y que al día de hoy funcionan ya que están basados en acertadas observaciones.

Colérico

El alma del col√©rico por las influencias que recibe, se excita de inmediato y con vehemencia. La reacci√≥n sigue al instante. La impresi√≥n queda en el alma por mucho tiempo. 

Cualidades positivas y negativas

  • Un entendimiento agudo. M√°s de las veces, si bien no siempre, el col√©rico es un buen talento; es un hombre intelectual.
  • Una voluntad fuerte, que no se amilana ante las dificultades.
  • Un gran apasionamiento. El col√©rico es el hombre de las grandes pasiones; rebosa de violento apasionamiento m√°xime cuando encuentra resistencia o persigue sus altos proyectos.
  • Un instinto a menudo inconsciente de dominar y sujetar a los dem√°s. El col√©rico ha nacido para mandar; est√° en su elemento.
  • El col√©rico es muy pagado de s√≠ mismo. Tiene en alta estima sus cualidades personales y sus √©xitos y se tiene por algo excepcional
  • El col√©rico es muy caprichoso y ergotista. Cree tener siempre raz√≥n
  • El col√©rico se f√≠a mucho de s√≠ mismo. Es decir, de su ciencia y facultades.
  • Rechaza la ayuda ajena
  • El col√©rico desprecia a su pr√≥jimo. A los dem√°s los tiene por tontos, d√©biles, torpes y lerdos, por lo menos en comparaci√≥n suya.
  •  El col√©rico es ambicioso y mand√≥n.
  • El col√©rico se siente hondamente herido cuando es avergonzado y humillado. No sin mal humor recuerda sus pecados, pues le obligan a tenerse en menos y no pocas veces llega hasta desafiar a Dios.

Sanguíneo

El alma del sanguíneo se excita rápida y vehementemente por cualquier impresión; la reacción sigue al instante; pero la impresión queda muy poco tiempo en el alma. El recuerdo de cosa pasadas no provoca tan fácilmente nuevas emociones.

Cualidades positivas y negativas.

  • Bien pronto conocido en todas partes es confiado y locuaz con todas las gentes y se comunica f√°cilmente con personas desconocidas.
  • Es afable y alegre en sus palabras y conducta y sabe entretener divertidamente a los que le rodean refiriendo interesantes narraciones, bromas y agudezas.
  •  Vanidad y satisfacci√≥n de s√≠ mismo. La soberbia del sangu√≠neo no se manifiesta en un af√°n inmoderado de mandar o ergotista como en el col√©rico, ni en el miedo a las humillaciones, como en el melanc√≥lico, sino en cierta vanidad y complacencia de s√≠ mismo.
  • Inclinaci√≥n a los galanteos, la envidia y los celos. Como el sangu√≠neo se muestra tan susceptible a palabras halagadoras y tan poco concentrado en s√≠ mismo, y dando por otra parte demasiada importancia a las cosas exteriores.
  • Goce por la vida y af√°n de placeres. El sangu√≠neo no ama la soledad sino que busca la compa√Ī√≠a y conversaciones de los hombres; quiere disfrutar de la vida y en sus diversiones puede ser muy retoz√≥n, licencioso y fr√≠volo.

Melancólico

El alma del melancólico se excita débilmente por influencias externas; y su reacción, si es que reacciona, es asimismo débil. Pero tal excitación, aunque siempre débil, permanece largo tiempo en el alma; y favorecida por nuevas impresiones, que se repiten en el mismo sentido, ahonda más y más hasta apoderarse y mover con violencia el alma, y no dejarse arrancar luego sin dificultad.

Cualidades positivas y negativas.

  • El melanc√≥lico pr√°ctica con facilidad y gusto la oraci√≥n mental. La seria concepci√≥n de la vida, el amor a la soledad, la inclinaci√≥n a reflexionar, le son al melanc√≥lico de todo punto provechosos para conseguir una gran intimidad en su vida de oraci√≥n.
  • En el trato con Dios, halla una profunda e indecible paz. Nadie mejor que el melanc√≥lico entiende la palabra de San Agust√≠n: ¬ęNos has creado para Ti, oh Dios e inquieto est√° nuestro coraz√≥n hasta que descansare en Ti¬Ľ.
  • El melanc√≥lico es a menudo un gran bienhechor de la humanidad. El melanc√≥lico es para los dem√°s un gu√≠a en el camino hacia Dios, un buen consejero en las dificultades, un superior prudente, ben√©volo y digno de confianza.
  • Los melanc√≥licos incurren por sus pecados en terribles angustias.  Penetrando m√°s que otros en lo profundo del alma por el anhelo hacia Dios, el melanc√≥lico se resiente muy en particular del pecado.
  • Los melanc√≥licos que se abandonan a sus sentimientos de tristeza, incurren en muchas faltas contra la caridad y llegan a ser gravosos para sus pr√≥jimos Interiormente se subleva e indigna con vehemencia por cualquier desorden e injusticia que nota.

Flem√°tico

Las varias impresiones provocan tan solo una excitaci√≥n d√©bil en el alma del flem√°tico, si es que en alg√ļn modo la afectan. La reacci√≥n es asimismo d√©bil, si no llega a faltar por completo. Las impresiones desaparecen pronto

Cualidades positivas y negativas.

  • Trabajo lento pero constante y que no sea demasiado.
  • No se irrita f√°cilmente ante insultos, fracasos o dolencias.
  • Juicio pr√°ctico y sobrio; cachazudo y discreto. Previsor.
  •  No lo dominan las pasiones, ni exige grandes cosas a la vida.
  • Cierta facilidad para las ciencias exactas
  • Es muy propenso a descansar, a comer y beber, siendo adem√°s, perezoso (lerdo) y negligente en el cumplimiento de sus obligaciones. No tiene energ√≠a, ni se propone un elevado ideal, siquiera sea en su devoci√≥n.

Cabe destacar que estos son los temperamentos b√°sicos, pero nadie posee un temperamento netamente puro, todos poseemos combinaciones en nuestro temperamento.